¿Qué es la depresión?

Actualmente la depresión es uno de los problemas más comunes por los que los pacientes acuden al psicólogo. Existen distintas variables que pueden afectar a un paciente para que padezca esta esta enfermedad. No existe ninguna situación o situaciones exactas para cada caso. Esto concuerda con la idea de que cada persona es totalmente distinta. A cada persona le afectan las circunstancias ambientales de distinta manera. Lógicamente cada persona las supera también de distinta manera.

Cada vez es más habitual ver estos síntomas o que los pacientes acudan a consulta con una edad más temprana, incluso adolescentes. Esto se podría atribuir a diversos factores tales como que cada vez adquirimos la información de una manera más rápida y desde una edad más temprana. También puede ser debido a factores estresantes como los de las grandes ciudades. Lo más importante es identificar el problema y los síntomas tales como:

  • Estado de ánimo irritable.
  • Dificultades con el sueño.
  • Cambios en el apetito.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Sentimientos de inutilidad, culpa etc.

La localización de los síntomas de una forma temprana es muy importante para poder empezar a trabajar en esta dirección.

Si bien la depresión y sus distintas etapas o estadios es una enfermedad muy complicada de superar, tiene un buen pronóstico. Una mejoría objetiva, por parte del paciente y por parte de la familia. Siendo visible una mejoría  a medida que el paciente va asistiendo a consulta.

Cómo ayudar a una persona con depresión.

Hoy he escuchado una frase acerca de la depresión que me ha gustado mucho, pues decía lo siguiente: “LA DEPRESIÓN NO ES ESTAR TRISTE, ES NO PODER ESTAR FELIZ”.

Como observamos, aunque de forma escueta, describe a la perfección como se siente una persona con esta psicopatología. Es interesante porque puede ayudar a las familias de personas que padecen depresión a entenderlas un poquito más. En la mayoría de las ocasiones nos olvidamos o vemos como algo secundario el apoyo a las familias. Las familias tienen que estar bien informadas sobre el problema ya que son ellas las que van a pasar más tiempo con la persona afectada.

Muchas veces se muestran pérdidas, sin saber por dónde empezar, qué decirle, qué hacer en definitiva. Por el bienestar del familiar afectado y por ellas mismas tienen que estar bien asesoradas sobre la problemática.
Es muy común que los familiares de una persona con depresión lo primero que intenten hacer, por supuesto con la mejor intención, es tratar de animar al paciente mediante celebraciones, trayendo amigos a casa, incluso comprándole cosas.

Relacionamos la depresión con la tristeza, y si, están relacionados pero no es lo mismo. La cuestión es que el paciente sabe perfectamente lo que es la felicidad. No se le ha olvidado y aunque le digamos una y otra vez “venga anímate” no va a mejorar. Él solo quiere que le comprendan.

Espero que les haya resultado interesante lo apuntado y a los que tengan familiares con esta psicopatología deseo que les haya servido para que ver la situación desde otro punto de vista.

¿Cómo ayudar a un familiar con depresión?

Si conoces a  alguien que pueda tener depresión o si tienes algún familiar que sufre de este trastorno, es lógico que te preocupes y que te informes por internet de los síntomas de esta enfermedad, o de cómo ayudar a una persona con depresión. También es común que busques un psicólogo especializado en depresiones. Este sin duda alguna es el primer paso. Ponerte en contacto un profesional de la psicología es, lógicamente uno de  los más importantes.

En el caso de que seas un familiar de un paciente con estas características lo más importante es siempre que te pongas en su lugar y que te comuniques con él, sin agobiarlo. Uno de los puntos más importantes es que entiendas que él no sabe cómo ha llegado a esa situación. No sabe cómo salir de ella.  No siempre están dispuestos a pedir ayuda o a dejarse ayudar.  Para nosotros es muy importante que la familia entienda  que el paciente que tiene depresión no necesita que le hagas reír en un momento puntual.  Él no está triste porque no “sepa reírse” o no le apetezca en ese momento. Él lo que necesita es que le entiendas y le escuches en todo momento. Este punto nos parece de vital importancia para familiares con pacientes con depresión. Ya que sabemos que los seres queridos lo único que quieres es que su familiar se sienta mejor. Se sienta con ganas de vivir y que se sienta feliz.

Queremos hacer hincapié con esta sintomatología con la familia ya que es muy habitual que un familiar sea el que se ponga en contacto con nosotros para realizar la primera consulta. En todo momento asesoramos al familiar y le explicamos los avances que puede llegar a tener la persona por la que se acudió a consulta.

Pide consulta:

Teléfono: 675 428 755.

Contacto: Carmen González Perdomo Psicóloga: