Se puede definir como una corriente que explica la consciencia humana en un presente constante y sin anclajes con el pasado ni con el futuro.

Es intrínseca en el ser humano la capacidad de intentar esquematizar todos los factores de nuestra vida. Nuestro trabajo, nuestra familia, nuestras metas. A medida que te vas desarrollando como persona vas adquiriendo más estos conceptos. Llega un momento en el que pierdes la capacidad de concentrarte en tu día a día, en tu felicidad, en disfrutar de tu familia y de tu tiempo. En definitiva en ser feliz. A medida que ibas superando metas, como pueden ser los estudios, tu trabajo, tu ascenso, pagar la hipoteca etc. vas poco a poco metiéndote en una espiral de responsabilidad. Metas por cumplir o superar que llega un momento en el que si te paras a pensar que estás haciendo con tu vida, sencillamente ya ha pasado. Te has pasado  tu vida corriendo, trabajando y estresados sin ser consciente de cómo has realizado el camino. Sencillamente de disfrutar el camino, de vivir felizmente. ¿ Realmente quieres un día darte cuenta de que has despreciado tu vida con estrés?

Las herramientas que nos ofrece el Mindfulness te ayudan a ser conscientes de tu momento actual. Esta idea se puede extrapolar a como estas construyendo tu vida día a día.

Mindfulness como terapia

Otra manera de intentar entender el Mindfulness es con la comida. Por ejemplo intenta recordar la comida o la cena de ayer. En el caso de que sea una cena habitual con tu entorno servirá como ejemplo. Ahora imagina que por un suceso extraordinario la cena de mañana será la última cena que podrás realizar en tu vida. ¿Cuál crees que recordarás en 5 años? ¿Cuál crees que conseguirás disfrutar mejor? Exacto, si eres capaz de imaginarte tu última cena como la de mañana esa cena será perfecta. Intentaras lentamente y concienzudamente disfrutar de todos los sabores, de todas las texturas. Intentaras mezclar varios ingredientes para poder experimentar y disfrutar absolutamente todo. En definitiva si te preguntan dentro de una semana cuál de las dos fue tu preferida. Cual elegirías.

Mindfulness ¿Cómo empezar?

El Mindfulness aunque es una corriente relativamente nueva, es personalmente una de las que más me gusta.  Me gusta como psicólogo porque están demostrados sus efectos positivos en la conducta del ser humano en la mejora de su bienestar. Llevo muchos años desarrollándola con pacientes y esto se debe a que cuando estudié la técnica de Mindfulness en la facultad me llamó mucho la atención porque me había sucedido algo parecido a lo que intenta explicar esta corriente.

Desde hace muchos años he padecido un problema congénito en las rodillas. Siempre ha sido una constante en mi vida, pero hasta cierto momento en mi vida, nunca un problema. Desde que era pequeño tuve que someterme a varias intervenciones quirúrgicas para intentar resolver el problema. Pero fue una cadena de malos resultados. Se fueron sucediendo en el tiempo con la inevitable consecuencia de un gran desgaste en la rodilla. Y con el consiguiente dolor atribuido a la artrosis. Estoy explicando esto porque siempre he sido una persona muy activa a la que le gustan mucho los deportes. Pero poco a poco ese dolor fue afectando a mi vida diaria. Este dolor constante y creciente me fue impidiendo correr y caminar largas distancias.

Me di cuenta en qué consistía el Mindfulness y cómo podría ayudarme cuando unos amigos de mi pareja nos invitaron a realizar una caminata al barranco del infierno en la isla de Tenerife. Literalmente no sabía si podría finalizar ese trayecto. Estuve varios días planteándome si podría realizarlo o no. Por una parte por el dolor, y por otra parte por si no lograba finalizarla no molestar a las personas que me acompañaban. Al final decidí realizarla. Cuando finalmente logré finalizarla y vi una figura que en la vida había tenido ocasión de disfrutar, (es una cascada, no muy grande pero en Tenerife que es mi isla natal no hay ríos) me quedé estupefacto mirando ese paisaje. Siempre me ha gustado perderme observando el agua, y sobretodo el mar. Pero ese día era distinto. Era distinto porque sabía que sería la última vez que mi rodilla me permitiría visualizar esa cascada. Nunca más mi forma física y la condición de una rodilla erosionada completamente por la artrosis, me iban a permitir deleitarme con ese paisaje en concreto.

Me di cuenta de que nunca había estado tanto tiempo observando y disfrutando un paisaje natural de mi isla. Nunca había sido consciente de la maravilla que esconde un  paisaje natural. Y nunca me había sentido tan conectado con el presente de mi mundo como en ese mismo instante. Podéis imaginar cómo podría afectar esto si pudiéramos ser conscientes del momento actual en nuestro día a día.

Eso es para mí la definición de Mindfulness.